Antonio Capel Riera

Distinguido con diploma de honor, Insignia y medalla de oro

La Rumba que llegó del frío

–¡Dios mío! ¿Dónde estoy? –exclamó el doctor desconcertado, nada más abrir los ojos.

Se incorporó en la cama mirando en torno a él para recordar qué había pasado y por qué estaba con cuatro mujeres de aspecto extranjero y en una habitación que no era la suya.

Un rayo de sol que se filtraba por la ventana entreabierta le dificultaba abrir los ojos. Poco a poco se fue acostumbrando al resplandor y a explicarse qué hacía ahí. Tras un instante, ya más despejado, miró con detenimiento a las cuatro mujeres que yacían con él. Estaban en bikini; dos de ellas no llevaban sujetador. Inmediatamente él se miró y se tranquilizó: no estaba desnudo, estaba con pantalones cortos. Comenzó a recordar…

–Falta una, ¿dónde está Annika? –susurró buscándola con la mirada.

Annika estaba en la terraza, frente al mar, sentada en una silla al revés, apoyando los brazos y la barbilla en el respaldo, observando distraídamente las figuras caprichosas que inventaban las olas. El médico, ya plenamente espabilado, comenzó a hacer un análisis de cómo, cuándo y por qué estaba con cinco suecas. “¡Vaya historia la mía!”, pensó lacónicamente.



Si quieres leer más visita este blog:
VOLVER
La Rumba que llegó del frío
la rumba que

Facebook Twitter Youtube
Diseño web Murcia